Publicado el domingo, 10 de abril de 2016 a las 15:13 horas por en la categoría: FAPE, Noticias.

La Asamblea General de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España ha aprobado, entre otras cuestiones, protestar oficialmente ante las empresas que ofrecen trabajo sin sueldo para periodistas, pedir a la Administración que exijan la oportuna licenciatura a los aspirantes a cubrir puestos en sus gabinetes de prensa, solicitar a la UE garantías para quienes ejercer tareas de prensa en su seno y rechazar cualquier tipo de acción que ponga en entredicho el papel del periodista libre

CARTAGENA, 09 DE ABRIL DE 2016. La FAPE solicitará a los grupos parlamentarios que trabajen para modificar la actual regulación de las prácticas académicas de los estudiantes universitarios con el fin de que sean obligatoriamente remuneradas. A propuesta de la Asociación de la Prensa de Madrid, se pretende evitar que los becarios sean un recurso para contar con mano de obra barata. En la misma propuesta de resolución, aprobada por la Asamblea General de la Federación, se reclama de las universidades que eliminen las ofertas sin sueldo y se insta a los medios a que acaben con la precariedad laboral y al Ministerio de Empleo y Seguridad Social a que intensifique las inspecciones en las empresas que recurren a los becarios para cubrir puestos de trabajo

También en el entorno de la precariedad laboral, a instancia de la Asociación de Prensa de Mérida y ante la proliferación de anuncios que ofrecen a los periodistas becas o puestos de trabajo sin remuneración, la FAPE ha acordado que dirigirá una contundente protesta oficial y por escrito a los ofertantes de dichas plazas, dándoles, además, el máximo eco en sus redes sociales y su página web.
 
Respecto a las ofertas de empleo para periodistas que lanzan las administraciones públicas, y en base a la resolución presentada por las asociaciones de la prensa de Extremadura, se pedirá a las instituciones que exijan la oportuna titulación universitaria a los candidatos, que se puntúe por igual la experiencia de los mismos en medios de comunicación públicos y privados y que se publiciten suficientemente las plazas convocadas.
 
A propuesta de la Asociación de la Prensa de Sevilla, la FAPE instará al Gobierno de España a pedir, en el seno de la UE, explicaciones y garantías inmediatas de respeto a la tarea de la prensa a Macedonia y al conjunto de la Unión. Además, a través de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), se elevará al ámbito internacional esta exigencia.
 
Por último, se ha aprobado otra resolución, presentada conjuntamente por las asociaciones de Valencia, Alicante y La Coruña, en la que se insta a la Junta Directiva de la FAPE a que respete sus estatutos y se abstenga de incluir entre sus miembros a representantes de organizaciones ajenas a la Federación.
Por su parte, a petición de la Asociación de la Prensa de Cádiz en el turno de ruegos y preguntas, y como consecuencia de la campaña #RigorEnPrensa lanzada por Podemos, la FAPE recuerda que los periodistas son los primeros interesados en reforzar la credibilidad de sus medios y su prestigio y que ya existen herramientas para luchar contra la falta de veracidad de las informaciones y contra el incumplimiento del Código Deontológico, concretamente, la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo. Por todo ello, rechaza los intentos de control externo, presiones y cualquier otro tipo de acción que ponga en entredicho el papel del periodista libre.
 
En esta misma línea, la Asamblea de la FAPE ampara al periodista de El Mundo Javier Negre que sufre insultos y acoso de determinados grupos, a través de redes sociales, por el mero hecho de ejercer con su función profesional
Previamente al debate de las resoluciones planteadas a la Asamblea por las diferentes asociaciones, la presidenta de la FAPE, Elsa Gonzalez, ha presentado su informe de gestión de los últimos doce meses, en el que ha destacado la consolidación de la presencia digital de la prensa y el asentamiento “tímido” de la publicidad en el nuevo soporte. Se ha frenado la destrucción de empleo, ha crecido la facturación en los medios y existen motivos para el optimismo “porque los periodistas son ahora más necesarios que nunca”, ha dicho.
 
Según González, la profesión vive unos momentos cruciales en un escenario de cambio político. Un nuevo gobierno podría plantear la regulación del periodismo o la creación de órganos políticos de control, divergentes con las normas gestionadas a través de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo, el órgano deontológico independiente que es “pieza esencial de nuestro engranaje ético, que promueve la autorregulación y vela por el cumplimiento de nuestro Código”.
Desde la celebración de la anterior Asamblea, en abril de 2015, la Federación se ha movilizado en diversos campos, logrando, en colaboración con los sindicatos, los colegios profesionales y los editores, que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, diera marcha atrás en su propuesta de multar a los periodistas y los medios que difundieran filtraciones judiciales. La FAPE también se ha sumado a la campaña de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) reivindicando los derechos de autor de los informadores y colabora con la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) para determinar la correspondencia del título de Periodismo y Comunicación Audiovisual al marco español de cualificaciones.
 
La formación de sus asociados es uno de los principales objetivos de la FAPE, que en el último año ha ofertado cursos de calidad y a bajo coste, bonificados con créditos de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, descuentos en diversos másters y becas para enseñanzas relacionadas con el periodismo. Así mismo, la relación con el mundo universitario se fortalece y se negocia un convenio para que la voz de la FAPE se escuche en la elaboración de los programas de estudios de Periodismo y Audiovisual. Respecto a los abusos que sufren los estudiantes en prácticas y becarios en algunas redacciones, se ha instando a la Inspección de Trabajo a un mayor control sobre su situación.
 
Este último año, la actividad internacional ha cobrado protagonismo, reforzando la posición de la Federación en Europa e intensificando los lazos con América Latina. En este ámbito, la iniciativa de la FAPE, conjunta con Reporteros Sin Fronteras, para que los ataques a periodistas en zonas de conflictos armados se consideren crímenes de guerra ha sido aprobada por unanimidad por el Consejo de la ONU. También se ha seguido, día a día, toda la información sobre Antonio Pampliega, Ángel Sastre y José Manuel López, los periodistas españoles secuestrados en Siria desde hace 9 meses, para quienes Elsa González ha tenido unas palabras de recuerdo.
 
La firma de un convenio con la Asociación Nacional de Periodistas de Perú con trasfondo formativo y la negociación de otro con la CEOE para que sus empresas cuenten con los servicios de periodistas registrados en la FAPE, las gestiones para que se cree un epígrafe específico para los profesionales de la información dentro de las Actividades Económicas o la entrega del III Premio Internacional de Periodismo “Manu Leguineche” (al que se ha añadido el título de “cátedra”), son otros de los logros de este año, sin olvidar el decisivo impulso impartido a la revista Periodistas y a las redes sociales que se gestionan desde la Federación.
 
Tras la celebración de la Asamblea General se ha celebrado una Asamblea Extraordinaria para debatir la modificación de los estatutos de la Federación en el punto relativo a la duración del mandato presidencial, acordándose que la limitación del mismo a un periodo de ocho años tenga efecto a partir del inicio de la gestión de la actual Junta Directiva, es decir, de abril de 2014.

Los comentarios están deshabilitados.