Galardones 2010-2014 Galardones 2015 Galardones 2016 Galardones 2017 Galardones 2018 Galardones 2019
Galardones 2020

La Junta Directiva de la Asociación de Periodistas de Navarra, en reunión celebrada telemáticamente el pasado 15 de octubre, ha seleccionado a los profesionales que este año recibirán el galardón Teobaldo a la buena labor realizada en las diferentes categorías y campos del periodismo.

La entrega de las distinciones tendrá lugar en un acto que se tratará de realizar antes de fin de año en el Parador de Olite, antiguo Palacio de los Teobaldo, pero, debido a la incertidumbre de la situación actual y en función de cómo evolucione la crisis por la pandemia de la COVID-19, la fecha estará sujeta a las indicaciones de las autoridades.

Junta Directiva
Periodistas de Navarra

// Listado Galardonados/as 2020

/// Teobaldo al Periodista Navarro

Otorgado por la Asociación Periodistas de Navarra

Javier Otazu Elcano

Con 24 años, recién licenciado, tenía conocimientos de la lengua árabe, algo inusual que le permitió desembarcar en Rabat, en 1990, el mismo día que en Pamplona se entonaba el Pobre de Mí. Llegó con su maleta a la delegación de la Agencia Efe, con mucha ilusión. Pronto quedó enganchado de la realidad opresiva y triste de la dictadura de Hassan por lo que suponía de reto para un periodista. Debía conseguir información en un país en donde no existían los gabinetes de prensa ni portavoces a quienes llamar, ni redes sociales, claro. Tras haber estado destinado también en Egipto, desplazándose a Arabia Saudí, haber cubierto la Peregrinación a La Meca, las guerras de Kosovo e Irak, la caída del régimen de Afganistán o el terremoto de Haití, regresó hace nueve años a Rabat.

Marruecos es —asegura— un pueblo hospitalario, apegado a sus tradiciones y que guarda una autenticidad que en España se ha perdido; un pueblo en donde ha sufrido fuertes presiones por ejercer el periodismo y en donde sus gentes no han conseguido romper los tópicos y prejuicios que persisten. Javier, por periodista extranjero, ha podido cruzar alguna línea roja prohibida a los nativos, pero no muy de largo. Siempre hay un peligro tras la amenaza. Sin embargo, ahora, con todo su bagaje de tantos años, ha escrito ‘Marruecos, el extraño vecino’, un libro de experiencias profesionales sazonado con numerosos datos, anécdotas y vivencias que sí logran la zancada tras las líneas prohibidas.

Asegura que junto al rey se construye una estructura informal pero que lo controla todo, el majzén, cuya influencia llega hasta el último rincón del país con la figura del moqadem, una especie de chivato local. Cada chivato de estos controla una zona reducida de la ciudad advirtiendo de todo lo que ocurre en ella. Delata Javier un sistema jurídico que resulta, a la vez, complicado porque las leyes tienen una “geometría variable”, calificando el código penal de “liberticida, patriarcal, reaccionario y represivo”; unas leyes que no se aplican igualmente en la ciudad que en el campo donde la sociedad es aún mucho más conservadora.

Trata sobre la forma en que se aplican las normas morales en censura de películas, violaciones, relaciones extramaritales, aborto, así como la obsesión por la virginidad. También analiza el papel subordinado de la mujer, a pesar de recientes modificaciones en el código de familia y denuncia dos hechos lamentables, pero muy frecuentes en las áreas rurales: la maternidad infantil y la esclavitud de niñas, a las que se envía a trabajar en las ciudades en condiciones de auténtica servidumbre.

Recuerda que la supuesta tolerancia hacia la homosexualidad es una leyenda, porque esta diferencia es seriamente castigada por las leyes penales y el gay puede y suele ser denunciado incluso por su propia esposa o sus padres. Sin embargo, cuando se trata de extranjeros, las autoridades suelen hacer la vista gorda.

Javier trata de quitar el velo a la información oficial del país. Se ha repetido hasta la saciedad que Marruecos se debate entre la modernidad y la tradición, pero el tópico, pese a lo que pueda tener de cierto, no basta para explicar todas sus paradojas. Para sus gentes, Marruecos es una nación que ha elegido su propio camino, que no se doblega ante las imposiciones de Europa, pero que tampoco se alinea con un mundo árabe gangrenado por los conflictos religiosos e identitarios. Pero para los árabes de Oriente es un país de la periferia, bereber y mestizo, corrompido por la colonización francesa; para los subsaharianos, un país que los mira por encima del hombro; para los europeos, el vecino que constantemente llama a la puerta, uno de los negociadores más correosos con los que le toca lidiar.

Este libro habla de la sociedad, de lo extraordinario y lo cotidiano, de un país cercano y lejano al mismo tiempo, atrapado en un sistema y en unas leyes que miran al pasado, pero apasionante en sus contradicciones y en sus particulares procesos hacia la llamada modernización. Periodismo total de una experiencia vital, en el que Javier vierte mucho trabajo y esfuerzo reflejados en datos argumentados, en forma de libro. La literatura cabe en el periodismo y la profesión ofrece espacio para la lectura pausada porque la prosa literaria del periodista, ese jardín en donde descansa de su quehacer diario, es concienzuda en su escritura y, por ello, facilita la lectura.

/// Teobaldo al trabajo periodístico de promoción de los Municipios y Concejos de Navarra

Impulsado y patrocinado por el Excelentísimo Ayuntamiento de Olite

Juan Jesús Echaide Baigorri

 

Por la dirección de la publicación periódica CONCEJO —órgano de información de la Federación Navarra de Municipios y Concejos—, revista para el autogobierno local que incluye noticias, formación para corporativos y para empleados locales, así como notificaciones del BOE y del BON, una guía de entidades locales, información del Fondo de Cooperación al Desarrollo, reportajes de municipios y de lugares y cuanta materia pueda resultar de interés para las corporaciones de gestión municipales y concejiles.

 

CONCEJO alcanza casi los 35 años que Juan Jesús desarrolla su labor en la FNMC y se trata de una publicación seria, responsable y de contenido siempre oportuno que, sin duda, ayuda a los gestores de nuestras localidades. Mantiene una elaboración clara y ordenada, amparando el rigor exigible a la tarea de los profesionales de la información. Juan Jesús ha sabido mantener la publicación en el tiempo sin perder rigor ni calidad, mejorándola cada en cada edición. Mantiene una cuidada elaboración y una maquetación distinguida.

/// Teobaldo a la fotografía de prensa

Impulsado y patrocinado por INVERS & CARVER

Iñaki Porto Villanueva

Por la fotografía de Simona, la madre del joven rumano Denis Cirpaci que estuvo sesenta días ingresado en la UCI por la pandemia, arrodillada frente al equipo de médicos y enfermeras de la Clínica San Miguel para agradecerles toda su dedicación por salvar la vida de su hijo.

Simona, arrodillada, con las manos entrecruzadas en el pecho y la cabeza baja, mostró toda su sencillez y el mayor de sus agradecimientos a un grupo humano que peleó sin cuartel, como lo hacen todos los días con todos los enfermos. El médico Txuma Urtasun, con esa una imagen que quedó grabada en su mente, reconoció que “todos estábamos llorando”. Mucho amor hubo en la habitación de Denis y esta fue la mejor forma que su madre halló para corresponder.

Y allí estaba Iñaki, con su cámara, como siempre, discreto, sin molestar; apenas un pequeño ‘clic’, que seguramente pasó inadvertido, para inmortalizar una de las imágenes que no solo corresponde al grueso capítulo de esta indeseable pandemia, sino que muestra los mejores sentimientos, en los momentos más duros, de una persona totalmente entregada a quienes lo han dado todo por su hijo. Una imagen diferente a otras por la carga emocional que contiene. Esta fotografía forma parte de una serie que acompañó al artículo ‘El ‘milagro’ de Denis: sesenta días en cuidados intensivos’, escrito por Ana Cordobés y publicado por la agencia EFE

Imagen Objeto de Premio

/// Teobaldo al trabajo periodístico en defensa de los valores y derechos humanos

Impulsado y patrocinado por el Grupo MTorres

Gonzalo Araluce Martín

Por su trabajo ‘Mujeres militares en primera línea de fuego’, un conjunto de reportajes periodísticos que cuentan las historias de mujeres del Ejército de Tierra con valor reconocido por su participación en acciones que, en principio, muestra la integración de la mujer en las Fuerzas Armadas como un logro de la igualdad entre hombres y mujeres en uno de los espacios que se antoja más complicados conseguirla. Pero no es ese el motivo de este reconocimiento sino haber ofrecido luz a la vida de mujeres que han dado lo mejor de su trabajo, de su eficacia, de su compromiso, de su generosidad, de su valentía e, incluso, que han llegado a dar su vida por aquellos valores en los que creen, realizado su trabajo en silencio, calladamente, arriesgando tanto, dejando incluso a sus familias con ese dolor en el corazón que sólo pueden sentir los más cercanos.

Se trata de la historia de Idoia, que murió con tan solo 23 años en Afganistán, un país desangrado por una guerra en la que ella misma había salvado decenas de vidas, en donde trató a mujeres, niños y hombres en los pueblos a los que no llegaba la atención médica; aquel día no debiera de haber estado allí si no hubiera pedido quedarse hasta la última rotación, en un gesto evidentemente generoso y, también, en una muestra de congraciar la figura militar con una población hastiada por un conflicto sin fin.

O la historia de María del Carmen, que defendió a un compañero herido mientras era evacuado, al mismo tiempo que el enemigo abría fuego contra ellos; o la de Tamara, que apoyó la evacuación de un compañero herido de bala y después, mientras recibía fuego enemigo, reconoció el estado de un niño que había sido tiroteado por la insurgencia; o la de Ángela, que respondió al fuego enemigo para que se pudiera atender un compañero herido de bala; o la de Manuela, Alejandra, Tania, Margarita, Úrsula, Almudena, Adelina, María José, Ana María, Tanioa, Manar, que desde tierra — o desde el aire, como María Jesús desde un helicóptero— se enfrentaron a las fuerzas hostiles para defender a la población civil cercada por los insurgentes

Sin duda, una demostración de valores por la defensa de los derechos humanos en algunos de los lugares más violentos del mundo.

/// Teobaldo al trabajo periodístico de Cultura

Impulsado y patrocinado por Paradores de Turismo de España

Sandra Urdín Zugasti

Si los objetivos y funciones del periodismo son informar, formar y entretener, Sandra cumple el primero de ellos desde los Informativos 24 Horas de Radio Nacional de España, entre las ocho de la tarde y la media noche, con noticias internacionales incorporando a su parrilla generalista el programa de Radio 5 y Radio Exterior Cinco Continentes. Sandra desarrolla un periodismo de calidad, con información verificada y contrastada, sujeto a las normas deontológicas que rigen nuestro oficio. Pero este galardón se le otorga por otra función del periodismo: el entretenimiento.

Se puede entretener con mensajes concebidos y destinados a distraer, con independencia de los efectos que pueda provocar; pero también se puede entretener transmitiendo cultura, comunicando valores de una generación a otra y esto es lo que ha protagonizado Sandra con la locución de Mathilda, una novela de la escritora británica Mary Shelley, basada en los clásicos temas del Romanticismo, tales como el incesto y el suicidio, que fue escrita entre agosto de 1819 y febrero de 1820.

Concretamente, Mathilda explora la naturaleza del pesar, el poder del amor, la destrucción como consecuencia de desafiar a la naturaleza y el perverso poder del deseo. A Mary Shelley le distrajo escribir esta novela de su aflicción luego de la muerte de su hija de un año de edad, Clara, en Venecia, y la de su hijo de tres años, William, tan solo nueves meses después, en Roma. Estas pérdidas sumergieron a Mary Shelley en una depresión que la distanció emocionalmente de su compañero y la dejó al borde de la desesperación. Relata, desde su lecho de muerte, la confesión de su padre sobre el amor que sentía hacia ella y su posterior suicidio. Mathilda falleció sola.

Con dirección de Gregorio Parra, los espacios se emitieron por Videodrome en Radio 3 de Radio Nacional en entregas que comenzaron en la víspera de la Nochebuena de 2019. De Sandra han llegado a asegurar que su tono de tu voz y su dicción encajan a la perfección en el espléndido guion, convirtiendo el sonido en imágenes.

En todo caso, una bocanada de calor en la radio, un respiro a los mediodías dominicales, que nos hace evocar la postura atenta frente a los viejos transistores, cultivando nuestra mochila cultural, recordando viejas postales caseras en torno a una voz que nos llena un impasse de tiempo que agranda nuestro saber. Buen trabajo periodístico de entretenimiento que se agradece porque se echa de menos.

/// Teobaldo al trabajo periodístico de Salud/Sanidad

Impulsado y patrocinado por el Gobierno de Navarra

Ana Cordobés

Por el trabajo titulado ‘El ‘milagro’ de Denis: sesenta días en cuidados intensivos’, publicado el 5 de junio de 2020 por la Agencia EFE acerca de la historia de Denis Cirpaci en su estancia en la UCI de la Clínica San Miguel por causa de la pandemia. ‘Fue un milagro de los médicos y de Dios’, resumió su mujer, Heidi.

Ana Cordobés realizó una inmensa pieza humana en un tiempo en el que no resultó fácil a los periodistas acceder a los lugares en donde se vivía con intensidad la dramática situación de los enfermos en los centros hospitalarios. Los impedimentos para acceder a estas unidades hospitalarias negaban a la sociedad una información real de la situación en aquellos días.

Ana recoge testimonios con fuerte carga emocional de aquellos que rodearon al joven rumano Denis, de 28 años, en su lucha por sobrevivir. En uno de ellos, el médico Txuma Urtasun, explica que sonó el móvil de Denis mientras estaba intubado y que en la pantalla aparecía él junto a unos niños: “Al ver esa foto supe que teníamos que salvarle”, dijo porque “Situaciones excepcionales requieren medidas excepcionales”.

Diversas complicaciones no permitían la mejoría del joven. Cumplió los años en la UCI y su mujer le llevó un bizcocho que no pudo probar. Su madre, Simona, se ofreció a donar uno de sus pulmones para salvar la vida de su hijo, a quien besaba los pies y los hombros. De principios religiosos, la familia creyó que Dios les movía en aquella causa. Se refugiaron en el rezo delante de una biblia en rumano, leyendo cada día el Salmo 91: “Tú que vives al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Todopoderoso, di al Señor: Mi refugio y mi baluarte, mi Dios, en quien confío”. En la habitación, llena de collages de fotografías, corazones y mensajes de sus dos hijos, respiraban todos.

Al final, salió con vida. El trabajo destila valores, entrega, desprendimiento, angustia, aunque también esperanza; una Fe en algo que debe existir más allá y una confianza plena en un equipo de médicos y de enfermeras que se convirtieron en una familia. Sin duda, fue una historia, de todas las que ha dado esta pandemia, que nos ha llegado muy dentro.

/// Teobaldo al trabajo de periodismo sobre Igualdad

Impulsado y patrocinado por el Parlamento de Navarra

Inés Aizpún Viñes

Aparte de su trabajo diario, Inés escribe una columna, en días alternos, que es un referente de autoridad en la República Dominicana como voz independiente; columna que se sigue por ser tan directa en sus pronunciamientos como políticamente incorrecta, clara y punzante, sin pelos en la lengua. En definitiva, valiente en un país en donde no se acostumbra a ello, Inés se ha ganado el respeto de los gestores del poder tal vez por el temor a su pluma mordaz.
Cuando al alcalde de un municipio lo enviaron a prisión, según la versión oficial, por mantener relaciones sexuales con una menor de 14 años, Inés escribió que no, que eso no era así. “Revuelve el estómago; eso es violación, no una relación sentimental como se lee en algunos medios. Y su padre también deberá ir a prisión, por consentirlo”, advirtiendo también de la actitud del juez. Defiende desde su atalaya que el periodista debe mirar a estas situaciones en vez de estar tan ocupados en ruedas de prensa y declaraciones, que hay que contar la vida de los otros, pero no solo de los importantes. Denuncia ese retrato de la vida sin futuro, de niñas sometidas por un adulto que dejan la escuela, rompen el ciclo natural de su formación y desarrollo físico, mental y social, para luego ser abandonadas Deplora la injusticia que es enajenar la vida de una niña, borrarle su futuro, disfrazando las violaciones de enamoramiento o de vía de salida de la pobreza. “Miles de niñas —dice— viven como juguetes de adultos que son despreciables”. En algunas zonas rurales, hasta un 60% de los hombres está unido a una menor de edad o se unió cuando ella lo era; hablamos de niñas de 13 años, en un país en donde la tasa de natalidad casi duplica la mundial.

La situación es una realidad terrible para ellas y para la sociedad, que no produce manifestaciones en la calle y tampoco escandaliza. Inés lucha por ello. No descansa cuando se trata de apoyar la educación de las niñas, de una formación que les procure las herramientas necesarias para desarrollar una vida independiente, justa, que les permita optar a cualquier puesto en la sociedad, pero no por ser mujer sino por tener las capacidades para ello. Igualdad de derechos con argumentos eficaces frente al antiguo y falso feminismo porque, asegura, “las zancadillas, que son patadas voladoras, van en todas direcciones, igual para hombres que para mujeres”.
Llegó en 1987 a la República Dominicana y ahora es la primera mujer en dirigir uno de los principales rotativos del país y sigue defendiendo los derechos de la niñez y de la mujer por alcanzar la igualdad de oportunidades.

/// Teobaldo al trabajo de periodismo Económico y de Empresa

Impulsado y patrocinado por Lacturale

Errea Comunicación

El estudio de comunicación nos sorprendió con las 53 columnas diarias consecutivas
—publicadas en Diario de Navarra— durante el confinamiento, entre marzo y mayo de 2020, del primer estado de alarma decretado por la pandemia. Un equipo de la agencia, formado por Beatriz Arbona, Cristina Errea, Pablo Errea, Maialen Irujo, Alberto Molina y Javier Errea elaboró una aportación periodística gratuita en la que se cuenta visualmente cómo vivimos aquellos días encerrados en nuestras casas.
Tuvieron la ayuda en la recogida de datos de Nerea Armendáriz, Laura Cruz, Álvaro Gil y Ana Perez Errea. Nos contaron cómo nos movíamos, qué comíamos, si engordábamos o adelgazábamos, qué veíamos por la ventana, cuántas veces recorríamos el pasillo de casa, si dormíamos más o menos, si soñábamos pesadillas, si perdíamos los nervios con nuestras parejas o con nuestros hijos, cómo nos informábamos, cómo celebrábamos, incluso cómo fue la muerte de un ser querido.

En definitiva, un retrato en datos de nuestro enclaustramiento, el de todos. Para ello, registraron todo tipo de datos en estadísticas y así mostraron cómo y cuánto cambiaban nuestros hábitos y nuestro ánimo a lo largo de 53 días de enorme presión para el equipo por cumplir con el cierre diario, incluidos festivos, fines de semana y Semana Santa, afrontando el trabajo sin red de seguridad, a pleno pulmón.

Las empresas no serían nada sin los datos, un activo fundamental para promover nuestra economía y transformar nuestra sociedad. En el entorno económico actual, disponer de información actualizada en el momento oportuno puede suponer una gran ventaja competitiva. Los datos se pueden transformar en conocimiento que facilita la toma de decisiones y permite generar valor económico. Gracias a ellos, se pueden optimizar distintos aspectos de la actividad económica, desde ganar agilidad en la producción hasta personalizar la experiencia de cliente. Por ello, este galardón para Errea Comunicación.

+ INFO
Nota de prensa Galardones Teobaldo 2020

Los comentarios están deshabilitados.