Publicado el sábado, 27 de agosto de 2016 a las 23:00 horas por en la categoría: 2016-2017, OSASUNA.

JORNADA 02 – 27/08/2016 [Osasuna – Real Sociedad]

 

Por Patxi Pérez

La olla del Sadar, a más de 34 grados centígrados, rezuma deshidratación entre los 16.600 espectadores. Sol y calor nos acompañan. Son ya las 18.14h., casi a punto del pitido del inicio. Las aficiones, como siempre, a sus cantos y brincos, a ondear las banderas. Los donostiarras completan su aforo, reservado, el graderío sur, completo. ¡Qué calor. Los “Indar Gorri”, como siempre, retan a todos con su vocerío a seguir el ritmo que imponen.
Los numerosos abanicos, también sombreros, se divisan de los laterales a los fondos del estadio, hasta la hierba, pide agua. ¡Y se le da¡ Los aspersores entran en funcionamiento para envidia de las gradas.

De repente el silencio se apodera del Sadar, es un minuto, imponente. La solidaridad del fútbol con las víctimas del terremoto de Italia. Después, se reconoce y ovaciona a todos aquellos que han colaborado y participado en las labores de extinción del fuego de nuestra Comunidad.

Desde 2002 la Real no ganaba en el Sadar. Pero me había propuesto no hablar del desarrollo del partido de hoy. De esos 24 jugadores que han sudado de lo lindo en este campo, tan acostumbrado al frío, lluvia, heladas e incluso nieve. En este inicio de temporada, ¿quién? se pensaba que dos equipos acostumbrados al agua y frescor de la hierba, pudieran estar jugando como en la Andalucía interior con temperaturas superiores a los 34 grados a finales de agosto cuando el cierzo predomina por cualquier esquina de nuestras calles.

No sé qué temperatura hizo en Málaga cuando jugó Osasuna el otro día, pero allí al menos consiguió un punto al empatar. Hoy Osasuna ha perdido tres. Severo correctivo. O espabilan o se les va la liga en los primeros partidos. ¡Qué venga el frío, por favor! ¿Vamos a considerar que no sabemos jugar con tanto calor? No, los dos equipos han jugado en las mismas condiciones. Leía hace poco a un columnista que decía que a la Real le faltó ante el Madrid “citius” et “fortius” y lo mismo le ha pasado a Osasuna. ¡Queremos un Osasuna más rápido, y más fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *